Portales iniciáticos Femeninos

 

Cada etapa biológica femenina tiene su propia cadencia, su propio ritmo; es una invitación a ocupar un espacio nuevo.

Después del Primer portal, el del nacimiento, las mujeres tenemos por delante cuatro Portales iniciáticos más: pubertad, iniciación sexual (desfloración), maternidad y menopausia.

Cada uno de ellos tiene connotaciones biológicas, emocionales y psíquicas, pero lo más importante es que responden y acompañan al desarrollo espiritual de lo femenino.

Entendemos por Portal el pasaje a otra instancia nueva. Al transponerlo algo queda atrás, y algo completamente nuevo y desconocido, comienza.

Cada cambio biológico o pasaje contiene en sí mismo una pequeña muerte, la de la etapa anterior; y es acompañado por el inevitable temor a lo desconocido; de allí la suprema importancia de la guía y el consejo de las más sabias, de las ya iniciadas.

Los humanos solemos temer a lo desconocido porque no hemos sido educados para apreciar los cambios que acompañan al devenir, sino para aferrarnos a cada forma conquistada.

 

El segundo Portal, el de la pubertad, marca el fin de la infancia y el comienzo de la adolescencia, y se inicia con la menarca (primera menstruación) indicadora de que los procesos hormonales han culminado con la maduración de los ovarios.

Podríamos usar la imagen de un capullo de rosa que, a partir de aquí, se abrirá gradualmente, pétalo a pétalo. La niña se asoma al mundo de la mujer. En las antiguas tradiciones y en la mayoría de las culturas aborígenes las niñas eran preparadas, acompañadas y contenidas por mujeres adultas, con rituales y purificaciones, y además se celebraba con fiestas y alegría su ingreso a la pubertad. Hasta que… se comenzó a considerar impura a la mujer que menstruaba, debiendo quedar recluida en sus habitaciones (si es que las tenia).  Así lo que era una celebración se convirtió en melancolía y vergüenza. Y lo que era natural y vital, se convirtió en molestia y dolor.

 

El primer contacto sexual nos introduce a través del tercer Portal; ahora la rosa está abierta y lista para ser fecundada, sin que esto implique necesariamente la maternidad. La fecundación tiene relación con el ser “rica y pródiga” en creatividad, sensibilidad y talentos propios, necesitando, de manera indispensable, del aporte e inclusión de lo diferente.

Lamentablemente a la iniciación sexual se la llama “pérdida de la virginidad o desfloración” dejándonos con la sensación de que hemos perdido realmente algo valioso (el himen), cuando, en realidad, nos hemos iniciado en el mundo sagrado de la intimidad amorosa, del goce y de la completitud.

Desde la menarca, cada mes circulan cíclicamente hormonas que preparan al cuerpo de la mujer para gestar, y luego lo inducen a desprenderse, a través de la menstruación, “del material” que no ha sido usado. Estos ciclos de preparación -eliminación nos condicionan en todos los planos: físico, emocional y mental y hasta influyen decididamente en nuestras actividades (laborales, estudiantiles, etc.).

Son indicadores de que la mujer está naturalmente mejor preparada, física, psicológica y emocionalmente, para soportar los avatares de la vida y la polaridad Vida – Muerte.

Aprender a respetar nuestros cambios de humores… ¿Cómo no comprender y aceptar que tanta hormona circulando modifica y afecta el ánimo?. ¿Porqué pretender ser lineales si somos cíclicas?

 

Con la maternidad muchas mujeres trasponen otro Portal iniciático: la poderosa experiencia de gestar y dar vida.

También aquí se activan hormonas específicas que van condicionando al cuerpo de la gestante para poder alojar al nuevo ser. El útero se convierte en un mullido nido para la nueva vida que se está formando, y toda la energía de la mujer está dirigida hacia allí. Desgano, sueño, hambre y una enorme necesidad de “volverse hacia adentro” caracterizan buena parte del embarazo.

Es importante que la mujer no se apropie de su embarazo, porque luego tenderá a hacerlo con el bebé, y la inclusión del padre será muy difícil o imposible, pudiendo llegar a convertirse en un mero proveedor.

Hay estudios y ensayos muy interesantes sobre la tríada madre-padre-hijo, pero una síntesis posible es que la armonía de este complejo vínculo se inicia en el embarazo.

Mujer y varón deben volverse el uno hacia el otro, para recibir al nuevo ser que ambos concibieron.

 

Nos ubicamos ahora ante el último Portal iniciático, la menopausia.

El climaterio, que comprende toda la sintomatología que precede a la menopausia, se presenta en edades muy variables, desde los 40 a los 50 años. Comienzan entonces los famosos y temidos “calores”, las menstruaciones se vuelven irregulares y es imposible confiar en la periodicidad de los ciclos; el complejo sistema hormonal sufre una nueva alteración.

El proceso completo demanda varios años, hasta que los ovarios alcanzan el reposo definitivo. Mientras tanto, los “terribles calores” agobian de día y de noche.

¡Ha comenzado el principio del fin! Del fin de la fertilidad y del comienzo de una nueva y espléndida etapa de productividad personal.

En esta etapa es fundamental prestar gran atención a las sensaciones corporales, a relajarse profundamente cada vez que el incendio comienza, y comunicarle al entorno lo que está ocurriendo para que puedan comprender y acompañar el proceso.

 

Si fuimos hechos a imagen y semejanza, en nuestros cuerpos late la perfección divina. Nada es casual, todas sus partes tienen funciones específicas y todos los procesos forman parte de un orden que es reflejo de un Orden superior.

Entonces ¿porqué no acompañar este proceso desde la conciencia?

Este último Portal conduce a la mujer hacia la sabiduría, la espiritualidad y el servicio.

¡Ya hemos recorrido un largo camino!, y vivido un sinfín de experiencias, por lo tanto estamos preparadas para aconsejar, comprender, acompañar y guiar a aquellas que están caminando sobre nuestras huellas, mientras nosotras transitamos sobre las de todas las mujeres que nos precedieron.

Fuente: Circulo de Mujeres Meli Küyen, encuéntralas en facebook en: https://www.facebook.com/MeliKuyen

419453_10150569527936178_400647894_n

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Compartir, Importante saberlo, Mujer y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s